Un estudio sugiere que los dinosaurios fueron aniquilados por más de un meteorito

Los dinosaurios, junto con otras muchas especies, se extinguieron al final del cretácico hace unos 65,5 millones de años y muchos científicos creen que se debió a un sólo impacto de un asteroide en Chicxulub en el Golfo de México. Ahora un estudio publicado en la revista Geology propone que el impacto que produjo un cráter en Ucrania puede ser también culpable de las extinciones.

El profesor David Jolley de la Universidad de Aberdeen en Escocia, y el profesor Simon Kelley de la Open University, lideraron un estudio sobre el cráter del Boltysh, en Ucrania, descubierto en 2002. El cráter mide sólo 24 kilómetros de diámetro y, por lo tanto, es mucho más pequeño que el Chicxulub de 180 km de largo.

El equipo estudió el polen fosilizado y las esporas encontradas en el barro que llenaron el cráter Boltysh y encontraron que los helechos colonizaron el área poco después del impacto, pero hubo otra colonización un metro por encima de la primera, sugiriendo que un impacto de un asteroide pudo haber ocurrido en otro lugar provocando una segunda devastación. Los investigadores atribuyeron el segundo pico, que se dio entre dos mil y cinco mil años después, a las consecuencias del impacto del Chicxulub.

Cráter de Chicxulub

Cráter de Chicxulub. Wikipedia.

Los helechos son conocidos por colonizar rápidamente las áreas devastadas tras los desastres naturales, con lo que las capas de esporas de helechos conocidas como “fern spikes” se consideran buenos indicadores de eventos en el pasado.

La teoría de que un impacto de asteroide haya causado la extinción de los dinosaurios y otras especies fue propuesta en 1980, al principio produjo una gran controversia ya que el cráter de Chicxulub no se había descubierto aún.

Otras teorías para la extinción masiva incluyen numerosas erupciones volcánicas en la India hacia el mismo período que habrían soltado gases tóxicos a la atmósfera. También existe la teoría de que el impacto del asteroide activase terremotos globales que provocasen las erupciones de la India.

Kelley dijo que es posible que se encuentren pruebas en el futuro de otros impactos en la misma época, sugiriendo que los dinosaurios y muchas otras especies pueden haber sido borrados debido a los efectos de una lluvia de asteroides que duró miles de años.

Más information: Two large meteorite impacts at the Cretaceous-Paleogene boundary, David Jolley et al., Geology, v. 38 no. 9 p. 835-838. doi:10.1130/G31034.1

Este artículo ha sido traducido de Physorg y publicado bajo licencia CC by-sa

La caca de la chinchilla nos indica cuánto ha llovido

La caca de la chinchilla está siendo utilizada con un propósito extraño en uno de los lugares más secos del planeta, el desierto de Atacama en Chile. Las diminutas bolitas de residuos del animal ayudan a los científicos a reconstruir las lluvias en la región de los últimos 14.000 años.

Reconstruir la historia de las precipitaciones de Atacama puede dar información muy importante sobre fenómenos como El Niño y La Niña y cómo afectan a las precipitaciones chilenas, comentó Claudio Latorre Hidalgo de la Universidad Católica de Chila y del Instituto de Ecología y Biodiversidad de Santiago.

Conocerlo es importante para predecir el suministro de agua que tendrá Chile en el futuro. Alrededor del 98% de la población obtiene el agua de fuentes andinas cercanas al alto Atacama.

Chinchilla

Chinchilla. Wikipedia.

Las chinchillas y otros roedores depositan sus residuos en una especie de vertedero personal lleno de plantas en el que apilan su caca y la “pegan” con orina, cuando cristaliza queda sellado.

El clima seco de Atacama (y de algún lugar más) preserva los “vertederos” de los roedores durante miles de año. “Cualquier cosa en Atacama se preserva muy bien”, comentó latorre –incluso los cuerpos de las personas que tuvieron la mala suerte de quedar encerrados en el desierto hace más de 100 años y algunas momias que llevan ahí miles de año.

En trabajos anteriores, Latorre y sus compañeros analizaron los contenidos de varios tipos de vertederos para intentar averiguar, por ejemplo, qué plantas, polen e insectos estaban disponibles para los roedores de la época. Utilizaron el carbono para determinar el tiempo que llevaban ahí.

“Cada uno de estos es como una pequeña ventana a un antiguo ecosistema”, indicó Latorre. “Si recopilas lo suficiente de ellos, puedes obtener una imagen de las variaciones que se dieron en un punto”.

Ahora, el equipo de Latorre ha encontrado que midiendo el tamaño de las bolitas de caca selladas dentro de los vertederos se puede averiguar la cantidad de agua que cayó cuando las chinchillas hicieron sus necesidades.

Los cambios en el tamaño de los excrementos guardan una buena correlación con los niveles de precipitación, según descubrieron, probablemente porque más lluvia significaba más plantas, lo que hace que los excrementos de los animales sean mayores.

La temperatura no guarda una correlación con el tamaño de los excrementos, según Latorre, cuyo equipo presentó sus resultados en un encuentro de la American Geophysical Union en Brasil.

Al medir el tamaño de las bolitas de excrementos depositadas en la época moderna en la que existen datos sobre las lluvias, el equipo demostró la relación entre el tamaño y la cantidad de lluvia.

Luego utilizaron esa relación para estimar cuánta lluvia cayó en algún otro punto durante los últimos 14.000 años al datar los excrementos con carbono.

Los resultados muestran un incremento en la lluvia desde hace unos 12.000 años y otro incremento hace 1.000 o 2.000 años.

Atacama es uno de los lugares más secos de la Tierra, con menos del 10% de humedad. Los informes indican que ha sido un desierto hiper-árido con menos de 30mm de lluvia al año los últimos 10 millones de años.

“El desierto de Atacama es una región con muy pocos informes paleoclimáticos y los pocos que hay han probado la dificultad para identificarlos e interpretarlos”, comentó Mathias Vuille de la Unviersidad de Albany, NY. “Este análisis es, por lo tanto, una alternativa muy interesante para aprender cómo y cuándo cambió el clima en esta región”.

Este artículo ha sido traducido de Discovery News y publicado bajo licencia CC by-sa

¿Puede un ser vivo sobrevivir en Marte? Sí, según unos microbiólogos

Investigadores del departamento de Ciencias Naturales de McGill, del National Research Council de Canada, de la Universidad de Toronto y del Instituto SETI han descubierto queunas bacterias que se alimentan de bacteria sobreviven en un lugar único situado en la isla Axel Heiberg en el Norte Extremo de Canadá. El Dr. Lyle Whyte, microbólogo de la Universidad de McGill explica que el manantial Lost hammer permite la vida microbiana, ese manantial parece similar a algunos que se han encontrado en Marte y, por lo tanto, estos también podrían albergar vida.

El agua es tan salina que a pesar de estar bajo cero no se congela y no tiene oxígeno disuelto en ella. Sin embargo, hay grandes burbujas de metano que salen a la superficie, las cuales habían despertado la curiosidad de los investigadores que quisieron averiguar si el gas había sido producido de forma geológica o biológica y si podría haber sobrevivido algo en ese ambiente. “Nos sorprendió no haber encontrado bacterias metanogénicas que produjesen metano en el Lost Hammer”, dijo Whyte, “pero encontramos otros organismos anaeróbicos únicos -organismos que sobreviven alimentándose de metano y probablemente respirando azufre en vez de oxígeno”.

Heiberg Island

Heiberg Island. Ref: Swisseduc.ch

Se ha descubierto recientemente que hay metano en el agua congelada de Marte. Las fotos tomadas por la Mars Orbiter muestran la formación de nuevos barrancos, pero nadie sabe qué los está provocando. Una respuesta es que podría haber manantiales como el Lost Hammer en Marte. “Lo interesante del artículo es que no importa de dónde viene el metano”, explicó Whyte. “Si se da una situación en la que tienes agua muy fría y salina, podría apoyar una comunidad microbiana, incluso en condiciones muy extremas”.

Aunque Axel Heiberg ya es un lugar inhóspito, Lost Hammer lo es aún más. “Hay lugares en Marte en los que la temperatura es relativamente templada -entre -10 y 0º o incluso por encima de 0”, dijo Whyte, “y en Axel Heiberg se llega fácilmente a -50. El manantial es el lugar más salado y extremo que hemos encontrado. Este lugar también nos da un modelo de la forma en que el metano se podría formar en un mundo helado como Marte”.

La investigación fue publicada en International Society for Microbial Ecology Journal

Relacionada: Cómo los barrancos de Marte se formaron a partir de flujos de arena

Este artículo ha sido traducido de Physorg y publicado bajo licencia CC by-sa

Cómo los barrancos de Marte se formaron a partir de flujos de arena

Los barrancos marcianos fueron, en su momento, considerados como la prueba de la existencia de agua líquida en Marte. Ahora una nueva teoría apoyado en evidencias experimentales explica cómo se formaron a partir de flujos de arena.

En 1999, la nave Mars Global Surveyor envió extraordinarias imágenes de la superficie del Planeta Rojo. Mostraba unos barrancos que había sido exvacados en colinas marcianas de latitudes medias.

El mismo tipo de barrancos se forman en la Tierra y aquí su existencia es consecuencia de la corrosión acuática. Varios geólogos planetarios inmediatamente sugirieron la idea de que un proceso similar tuvo que ocurrir en Marte. Su razonamiento era que algún fluido era el responsable.

Barrancos

Barrancos de laboratorio (izq) y barrancos marcianos (dcha)

Es una idea emocionante, sin embargo, está lleno de problemas. Nuevas pruebas de las naves marcianas sugieren que el agua líquida efectivamente fluyó en la superficie de Marte pero hace demasiado tiempo. Por el contrario, los barrancos fotografíados probablemente no tengan más que unos pocos millones de años y en este tiempo, la atmósfera marciana ha sido demasiado fría y delgada para el agua líquida.

Para justificar esto, los geólogos aseguraron que algún mecanismo pudo haber causado que el agua líquida saliese de algún acuífero subterráneo. Pero los barrancos parecen ser el resultado de flujos continuos así que si la explicación es correcta, debe haber un mecanismo que rellene los acuíferos. En la Tierra, ese mecanismo es la lluvia. En Marte, la lluvia es un fenómeno que no se da.

Hay otra posibilidad. Quizá los barrancos estén causados por el flujo de arena y polvo. Barrancos como estos ocurren en las dunas de la Tierra pero solo cuando el ángulo de las colinas pasa un límite crítico. El problema con los barrancos marcianos es que la mayoría de las colinas no son suficientemente profundas como para que ese fenómeno sea el responsable.

Hoy, Yolanda Cedillo-Flores y Héctor Javier Durand-Manterola de la UNAM sugieren una solución a todo esto. Su idea es que los barrancos se forman cuando el CO2 del suelo se sublina, lo que provoca que la arena fluya.

Esto explica muchos problemas. Para empezar, permite que la arena fluya en colinas que son mucho menos profundas que el límite crítico. También explica cómo los barrancos se forman por la acción de flujos por largos períodos de tiempo. Su idea es que el CO2 depositado en el suelo durante períodos fríos y se cubre con polvo impulsado por el viento. Tras esto, el CO2 se sublima en períodos más calientes, lo que provoca que la arena fluya colina abajo.

Esta teoría también explica por qué los barrancos se forman sobre todo a latitudes medias y no al ecuador o en los polos. En los polos, no suele haber suficiente calor para que los procesos de sublimación sean corrientes. En el ecuador hace demasiado calor para que se forme. Así que las latitudes medias son el mejor lugar para que se formen.

Cedillo-Flores y Durand-Manterola intentaron despejar las dudas recreando en su laboratorio las condiciones para que los barrancos marcianos se formen inyectando aire en una cama de arena. Quedó claro que el proceso lleva a la formación de barrancos similares con ángulos mucho menores que los del límite crítico (ver figura).

Hay algunas diferencias importantes entre los barrancos experimentales y los que se forman en Marte, por ejemplo, su longitud. Pero los investigadores dicen que esto puede ser explicado por la diferencia en la forma en que se inyectó la arena y la forma en que el CO2 se sublima.

Lo mejor de todo es que la nueva teoría no necesita hipótesis especiales sobre el Planeta Rojo. “Nuestro modelo no requiere condiciones extrañas; sólo las que hay en Marte actualmente”, dijeron Cedillo-Flores y Durand-Manterola.

Es una explicación convincente para la formación de barrancos marcianos. También será una decepcción fundamental para los que buscan pruebas de agua líquida en la superficie marciana (y la posibilidad de vida que trae consigo).

El agua puede estar presente en Marte a pesar de todo, pero cada vez está más claro que hay mejores lugares en el Sistema Solar en los que los astrobiólogos deberían centrar su atención.

Ref: arxiv.org/abs/1004.5417: Martian Gullies: Produced By Fluidization Of Dry Material

Este artículo ha sido traducido de Technology Review y publicado bajo licencia CC by-sa

¿Es sólido el núcleo de la Tierra?

Incluso aunque no atendieses mucho en las clases de geología cuando ibas a la escuela, seguro que te es fácil comprender el interior de la Tierra como si fuese un huevo kinder relleno de crema: sólido por afuera y suave en el centro. Pero lo cierto es que sabemos desde hace más de 60 años que la parte más central de la Tierra es realmente sólida.

Inge Lehmann, un sismólogo danés, hizo el descubrimiento en 1936 cuando se dio cuenta de que las ondas sísmicas rebotaban en un punto muy profundo de lo que se creía que era el centro líquido.. Con su descubrimiento, el mundo comprendió que el núcleo de la Tierra es sólido en el centro y líquido alrededor.

“La Tierra tiene un radio de 6.371 km”, explica el profesor de sismiología Xiadong Song de la Universidad de Illinois. “El radio del núcleo exterior es de 3.400 km y el del núcleo interno es de 1.221 km. Por lo tanto, el tamaño del nucleo interno es sólo un poco más pequeño que el de la Luna, pero el núcleo externo es la mitad del radio de la Tierra”.

Interior de la Tierra

Interior de la Tierra. Wikipedia.

El núcleo está compuesto sobre todo por una aleación de hierro-niquel y, como explica el profesor de Princeton Jeroen Tromp, no siempre tuvo un centro sólido.

“El núcleo interior es básicamente el resultado de un enfriamiento lento del núcleo exterior”, dijo Tromp. “La temperatura cae por debajo del punto de fusión en la frontera con el núcleo interior haciendo que, de forma muy lenta, el núcleo interior se cristalizase dentro del líquido del núcleo exterior. Este proceso continuará y llegará un momento en que no haya un núcleo externo líquido. Habrá desaparecido.”

La solidificación del núcleo externo tardará miles de millones de años, pero los futuros habitantes de la Tierra notarán la diferencia. La porción líquida del núcleo es crucial para los procesos que se llevan a cabo en el campo magnético de la Tierra.

Sin ese campo magnético, el planeta estaría mucho más expuesto al viento solar, una corriente mortal de partículas de carga eléctrica muy alta.

“El campo magnético de la Tierra se genera como resultado de la convección hidrodinámica”, explica Tromp, “las variaciones termales y de composición lo dirigen. Según se enfría el núcleo interior, los elementos más ligeros pasan al núcleo externo y esos elementos ligeros son los que ayudan a mover la dinamo”.

Por supuesto, no debe cundir el pánico. El núcleo interno comenzó a formarse hace miles de millones de años y tardará miles de millones más en desaparecer.

Otra característica interesante del núcleo de la Tierra es que muchos sismiólogos creen que el núcleo interno gira más rápido que el resto de la Tierra.

“Hicimos ese descubrimiento hace más de 10 años. Es cierto que el núcleo de la Tierra gira a una velocidad mayor que aquella con la que la Tierra rota sobre su eje, una fracción de grado cada año medida de forma relativa a la superficie de giro”, dijo Song.

Aunque esto podría no parecer mucho, se irá sumando durante siglos. La teoría, sin embargo, tiene sus detractores.

“Es algo que está siendo debatido por la comunidad de científicos”, dijo Tromp. “Inicialmente la diferencia en la velocidad era grande desde una perspectiva geológica, pero ahora sólo tenemos un pequeño efecto y no tengo claro que seamos capaces de verlo”.

Por lo tanto, el centro de la Tierra no contiene ni hierro líquido ni crema dulce, pero contiene una esfera sólida, densa, férrica del tamaño de la luna.

Este artículo ha sido traducido de Discovery News y publicado bajo licencia CC by-sa

Los científicos advierten que el peligro de que los volcanes islandeses se activen aumenta con el calentamiento global

Puede ser sólo el comienzo. Los volcanólogos están alertando de que podría haber más y mayores erupciones volcánicas -como la que ha cerrado el tráfico aéreo en Europa durante días- durante las próximas décadas según se caliente la Tierra. Dicen que las capas de hielo en proceso de fusión pueden liberar el magma al quitarles mucho peso de la superficie.

Como si la cosa no estuviese suficientemente mal ya de por sí. La erupción del volcán Ejyafjallajökull, se teme que continúe días, semanas, meses o incluso más, interrumpiendo el tráfico aéreo cuando el viento sople y envíe su ceniza a las rutas aéreas: la última vez que explotó, en 1821, duró más de un año. Y podría seguirle otro volcán, el Katla, unas cinco veces mayor, que podría expulsar mucho más magma y cenizas, lo que causaría un caos aún mayor. Cada vez que el Ejyafjallajökull estalló desde que los vikingos entraron en la isla en el Siglo IX, Katla le siguió.

Glaciar del Katla

Glaciar del Katla, que podría entrar en erupción. Wikipedia.

Pero los volcanólogos dicen que estos podrían ser los indicios iniciales de décadas con grandes erupciones si el calentamiento global se mantiene. “El calentamiento global funde el hielo y esto puede influir en los sistemas magmáticos”, dijo el Dr Freynsteinn Sigmundsson, del Centro Volcanológico Nórdico de la Universidad de Islandia. “Nuestro trabajo sostiene que al final habrá erupciones más grandes o más frecuentes en las próximas décadas en Islandia”.

La Dra. Carolina Pagli, de la Universidad de Leeds, está de acuerdo. Su investigación propone que las rocas no pueden expandirse para convertirse en magma cuando están bajo grandes presiones por encontrarse bajo una capa de hielo. Pero añade “cuando el hielo se funde, la roca se puede fundir también por la disminución de la presión”. Y el profesor Andrew Hooper, experto en volcanes islandeses en la Universidad de Delft añade que según se encojan las capas de hielo “podríamos esperar erupciones volcánicas más voluminosas en el futuro”.

Sigmundsson y Pagli publicaron una investigación en 2008 estimando que la fusión de un 10% de la capa más grande de hielo de Islandia, Vatnajokull, a lo largo de un siglo ha causado que la tierra ascienda aproximadamente una pulgada cada año y ha llevado al crecimiento de una gran cantidad de magma, que aproximadamente mide medio kilómetro cúbico. Procesos similares llevaron a la proliferación de erupciones volcánicas al final de la era de hielo y Pagli dice que el cambio climático también podría activar las erupciones en otros lugares congelados de Alaska, Patagonia y la Antartida.

Irónicamente las erupciones pudieron, por sí solas, enfriar el planeta. El dióxido de sulfuro que está siendo expulsada al aire refleja la luz del sol y por ello las temperaturas caen. Una explosión mucho mayor, en el monte Pinatubo (Filipinas) en 1991, causó un enfriamiento medio de 0.5 grados en todo el planeta durante el siguiente año. Pero, por supuesto, las emisiones de CO2 continuaron y la atmósfera se ocupó de que se compensase el efecto.

La erupción del propio Ejyafjallajökull no ha sido tampoco provocada por la fundición del hielo y tampoco parece que vaya a enfríar las temperaturas del planeta, pero podría tener un efecto temporal en el Norte de Europa. El Dr. Sigmundsson asegura que el volcán se mantiene bajo una capa de hielo relativamente pequeña que no ejercería mucha presión. Además, la erupción es mucho más pequeña que la de Pinatubo -y está envíando sus emisiones a mucha menos altura. Pero si él y su colega están en lo cierto, podríamos tener que sufrir muchas más erupciones según se caliente el planeta.

Este artículo ha sido traducido de The Telegraph y publicado bajo licencia CC by-sa

Tu portátil podría detectar el próximo terremoto

Descargando un programa gratuito, tú y tu portátil podeis ayudar a los investigadores a detectar terremotos e incluso actuar de alarma para la gente que esté a vuestro alrededor.

Los nuevos modelos de portátil fabricados por Apple y Lenovo tienen acelerómetros -la idea original era detectar si el ordenador se había caído. Cuando el portátil se cae, el disco duro se apaga automáticamente para proteger los datos del usuario.

“En cuanto supe que había estos sensores de bajo coste en los portátiles, pensé que sería perfecto utilizarlos para trabajar juntos y detectar terremotos”, explicó la geóloga Elizabeth Cochran de la Universidad de California, Riverside.

Hace unos años, Cochran se puso en contacto con Jesse Lawrence, su compañera en Stanford. Crearon un programa llamado Quake-Catcher Network. Es gratuito y trabaja en silencio en segundo plano, obteniendo datos de los acelerómetros del ordenador y esperando para detectar un terremoto.

Los acelerómetros no son tan sensibles como los sismómetros profesionales, sólo pueden detectar temblores de magnitud 4.0 y superior. Pero cuando un portátil siente un temblor, avisará a los investigadores. “y cuando nuestro servidor recibe unos cuantos avisos similares, podemos decir ‘Esto es un verdadero terremoto'” dijo Lawrence

Hasta ahora, los científicos habían sufrido la falta de suficientes sensores en el mundo que pudiesen monitorizar y grabar datos sobre terremotos. Cochar y Lawrence esperan que su aplicación ayude a construir una red de sensores sísmicos con miles de participantes.

Por el momento, sólo unas 1000 personas alrededor del mundo tienen el software instalado en sus ordenadores. La idea es hacer crecer ese número a 10.000 sólo en California. Han aumentado los usuarios haciendo acelerómetros USB externos para que los utilice gente que no los tiene de serie -y los han instalado en escuelas como parte de un programa educativo.

Con más estaciones de detección, Lawrence cree que serán capaces de tener una idea más ajustada de la forma en la que los terremotos se expanden. Además hay otros beneficios: “si puedes detectar un acontecimiento suficientemente rápido, puedes dar una alarma rápida a las áreas colindantes y esas áreas podrían reaccionar en pocos segundos y ponerse a cubierto”, comentó.

Este artículo ha sido traducido de NPR y publicado bajo licencia CC by-sa