Los dinosaurios eran más altos de lo que se pensaba hasta ahora

Como si los dinosaurios no fuesen suficientemente grandes, una nueva investigación indica que eran incluso más altos de lo que pensábamos hasta ahora.

Aunque los investigadores tenían una buena idea de la altura de los dinosaurios basada en sus esqueletos, según parece algunas partes de sus cuerpos que no se fosilizaron habrían aumentado su altura al menos un 10%.

Los extremos de muchos huesos largos de los dinosaurios, incluyendo huesos de sus patas como el fémur o la tibia, son redondeados y carecen de grandes estructuras articulares. En vez de eso, probablemente fuesen capas muy gruesas de cartílagos las que ayudaban a formar las articulaciones que conectaban los huesos, “y habrían añadido bastante altura a algunos dinosaurios”, explicó Casey Holliday, una anatomista evolutiva de la Universidad de Mossouri. Por otro lado, los mamíferos tienen estructuras articulares óseas y mucho menos tejido cartilaginoso.

Tyranosaurus (Wikipedia)

Tyranosaurus (Wikipedia)

Los científicos llegaron a estas conclusiones investigando ostras y lagartos, los parientes más cercanos de estos gigantes que aún existen. Hicieron moldes de sus huesos con cartílago y luego eliminaron el cartílago y compararon los huesos con los moldes. Encontraron que las longitudes de los miembros de los lagartos y las ostras incluían entre un 6 y un 10% de cartílago.

Luego estudiaron los miembros fosilizados de diferentes dinosaurios, incluyendo el famoso carnívoro T. rex o el Alosaurio, así como gigantes hervíboros como el Braquiosaurio o el Triceratops. En base a esas pruebas, los investigadores concluyeron que algunos dinosaurios poseían una cantidad importante de cartílago en sus articulaciones.

Aunque su análisis sugirió que muchos terópodos no eran mucho más altos, los ornistiquios y los saurópodos podrían ser un 10% más altos o incluso más. Por ejemplo, el braquiosaurio, que se pensaba que medía 42 pies (13 metros), puede haber sido 13 cm más alto.

“Puede parecer irrelevante -sin embargo, es una gran cantidad de cartílago”, dijo Holliday.

El cartílago extra puede haber ayudado a los hervíboros gigantes a absorber las cargas sobre sus piernas debidas a sus enromes alturas, sugirió Holliday, “pero no estamos totalmente seguros”. Añadió que los pájaros, los parientes más cercanos a los terópodos que estudiaron, también tienen menos cartílago en sus articulaciones, y que “menos cartílago podría ser un síntoma de la vida más activa, el mayor metabolismo y el crecimiento más rápido que vemos en los terópodos y los pájaros”.

En el futuro, esta investigación podría ayudar a arrojar luz sobre los movimientos de los dinosaurios y sus posturas, dijo Hollyday. “Podríamos utilizar lo que sabemos sobre el cartílago para hacer modelos tridimensionales para intentar averiguar cómo se movían”, explicó a LiveScience.

“Los huesos no pueden hablar por sí solos”, añadió Lawrence Witmer, un anatomista de la Universidad de Ohio. “Para comprender cómo se mueven, necesitamos analizar los huesos tal y como estaban dentro de sus cuerpos, incluyendo su cartílago”.

Holliday, Witmer y sus colegas detallaron sus descubrimientos online el 30 de septiembre en PLoS ONE.

Más info: Cartilaginous Epiphyses in Extant Archosaurs and Their Implications for Reconstructing Limb Function in Dinosaurs

Este artículo ha sido traducido de LiveScience y publicado bajo licencia CC by-sa
Anuncios

Encuentran un cerebro similar al humano en un gusano

Estructuras cerebrales directamente relacionadas con el cerebro humano acaban de ser descubiertas en una lombriz marina, según un artículo publicado en el último número de la revista Cell.

El descubrimiento significa que los orígenes del cerebro humano pueden ser rastreados 600 millones de años en el pasado, cuando compartimos un antecesor común con esta especie, Platynereis dumerilli, un pariente de la lombriz de tierra.

“Este gusano vive en tubos que construye él mismo, explora su entorno de forma activa en busca de comida y muestra síntomas de aprendizaje”, comentó el autor principal Raju Tomer a Discovery News. “Por lo tanto, pensamos que esta lombriz sería el candidato ideal para buscar en invertebrados un cerebro similar a los de los vertebrados superiores”.

lombriz

Lombriz. Wikipedia.

Leer más de esta entrada

Secuencian el ADN de la manzana golden

Un equipo de 86 científicos de todo el mundo han secuenciado el código genético de la manzana golden por primera vez.

El hito podría dar lugar a nuevas y mejoradas variedades de la manzana pero más resistentes a enfermedades.

A los científicos de 20 instituciones diferentes les llevó 2 años descifrar el código -hasta la fecha se trata de la planta más grande secuenciada.

Los descubrimientos ha sido publicados en la revista Nature Genetics.

Manzana Golden

Manzana Golden. Wikipedia.

Ventaja competitiva

El profesor Riccardo Velasco de la Fundación Edmund mach de Italia, quien lideró el proyecto, dijo que la secuenciación del genoma “tendrá enormes aplicaciones para la reproducción aplicada”.

“Este hallazgo nos ayudará a desarrollar manzanas de mejor calidad y a introducir nuevos productos en el mercado de las manzanas”, comentó a la BBC.

Kate Evans, de la Universidad de Washington State comentó que el descubrimiento podría ayudar a conseguir una “producción sostenible a largo plazo” de manzanas.

Los científicos esperan que las mejoras a la popular variedad golden -originada en West Virginia, hace más de un siglo- pueda mejorar el sabor, la apariencia y la textura de la fruta.

Los investigadorens también pudieron trazar el arbol genealógico de la manzana, y encontraron que su antepasado salvaje es el Malus sieversii originiario de las montañas del sur de Kazakhstan. Hay más de 7.500 variedades de manzana hoy en día.

Los científicos también descubrieron que el enorme tamaño del genoma se debe a que este se duplicó de forma accidental hace mucho tiempo.

Un gran número de los genes da a la planta una ventaja competitiva y le confiere mayores defensas en contra de la enfermedad.

Este artículo ha sido traducido de BBC y publicado bajo licencia CC by-sa

Descubren por qué el alcohol convierte una cara fea en atractiva

Todo el mundo parece más guapo cuando llevas una o dos cervezas y ahora sabemos por qué.

Según parece, el alcohol deteriora nuestra capacidad para reconocer caras extrañas y asimétricas, de acuerdo con un estudio que lo comprobó analizando estudiantes universitarios sobrios y hebrios en Inglaterra.

“Solemos preferir caras asimétricas”, según explicó Lewis Hasley de la Universidad de Roehampton. Esto está demostrado desde hace tiempo por previas investigaciones, aseguró.

Para averiguar si el alcohol interfería con nuestra capacidad de distinguir caras en las que la parte izquierda y derecha no son iguales, él y sus compañeros diseñaron un experimento en el que utilizaron imágenes de caras modificadas para parecer perfectamente asimétricas o sutilmente asimétricas. Los resultados del estudio fueron publicados en el último número de la revista Alcohol.

“Una noche fuimos a los bares del campus con un portátil y pedimos a los estudiantes que participasen”, comentó Halsey. También les hicieron tests de alcoholemia para confirmar su consumo de alcohol. Los estudiantes se clasificaron en sobrios o hebrios y luego se les examinaron las imágenes.

Cerveza

Cerveza. Wikipedia.

Se les mostraron veinte imágenes de un par de caras –una simétrica, la otra asimétrica– y luego20 imágenes de una cara de cada vez; a 64 estudiantes. Se pidió a los participantes que dijesen qué cara de cada par era la más atractiva. También tuvieron que determinar si las caras que se mostraban por separado eran simétricas.

Los estudiantes sobrios tuvieron una preferencia mayor por las caras simétricas que los estudiantes intoxicados. Al final resultó que los estudiantes sobrios podían detectar mejor si una cara era simétrica.

Lo que es más, los datos sugirieron que los hombres eran menos propensos a perder su capacidad de detección de la simetría que las mujeres, algo que no se esperaban, según Hasley. La diferencia probablemente tenga que ver con la tendencia de los hombres a estar más estimulado por lo que ven.

“Los hombres tienden a comerse más a las mujeres con los ojos que viceversa”, teorizó Hasley.

Los resultados añaden una nueva perspectiva a la investigación que se está realizando en este área, según el psicólogo Benedict Jones de la Universidad de Aberdeen.

“Ya se había comparado el juicio sobre las caras en función del alcohol, para mostrar que pequeñas cantidades de alcohol hacen que la gente de mejores notas a las caras”, explicó Jones. Algunos investigadores han sugerido que esto podría ser debido a que la gente es menos selectiva en esos momentos.

Los descubrimientos de Hasley son una sorpresa, comentó Jones, porque la diferencia de capacidad entre hombres y mujeres no se vio en otros estudios en los que se analizó la detección de la simetría.

“Esos estudios fueron llevados a cabo en el laboratorio”, dijo Jones. “Es posible que estos nuevos datos muestren esta diferencia entre sexos porque fueron realizados en un bar y los hombres y las mujeres responden de forma diferente en ese contexto”.

“Sería interesante en el futuro probar si este efecto es exclusivo de la simetría o puede también verse en otros aspectos faciales”, Jones le comentó a Discovery News.

Este artículo ha sido traducido de Scientific Blogging y publicado bajo licencia CC by-sa

Una sola neurona puede detectar una secuencia

Las neuronas cerebrales individuales son sorprendentemente buenas al distinguir diferentes secuencias de información según un nuevo estudio de neurocientíficos de la UCL.

El estudio, publicado el jueves en Science y llevado a cabo por investigadores con base en el Instituo Wolfson de Investigación Biomédica de la UCL, muestra que una neurona, e incluso una dendrita, el elemento receptor de las neuronas, puede distinguir de forma muy eficiente entre diferentes secuencias temporales de información.

Esto contrasta con la opinión generalizada de que este tipo de procesamiento del cerebro necesita grandes cantidades de neuronas trabajando juntas, además de demostrar cómo los componentes básicos del cerebro son computadores extraordinariamente potentes por sí solos.

Neuronas

Imagen de las neuronas de un ratón. Wikipedia.

El autor principal, Thiago Branco, comentó: “En el día a día, necesitamos utilizar información sobre secuencias de sucesos para comprender el mundo que nos rodea. Por ejemplo, el lenguaje, una serie de diferentes secuencias de letras similares o de sonidos juntos para formar frases que sólo tienen sentido gracias al orden en que se agrupan”.

“El cerebro es sobresaliente al procesar secuencias de información del mundo exterior”, prosiguió. “Por ejemplo, los ordenadores modernos tendrían muchos problemas para codificar una secuencia rápida de palabras que un niño de 5 años podría entender sin problemas. Cómo el cerebro es capaz de hacerlo tan bien no es algo que hayamos comprendido del todo aún, pero hasta ahora, la creencia general ha sido la de que ese trabajo lo realizaban grandes cantidades de neuronas trabajando en sincronía”.

Utilizando el modelo de un ratón, los investigadores estudiaron las neuronas en las distintas áreas del cerebro responsables del procesado sensorial de los ojos y la cara. Para averiguar cómo respondían esas neuronas a la variación de los datos de entrada, utilizaron un láser que activase las entradas de las dendritas en patrones definidos y grabaron las respuestas eléctricas que dieron esas neuronas.

Sorprendentemente, encontraron que cada secuencia producía una respuesta diferente, incluso cuando se enviaba a una sola dendrita. Además, utilizando un modelo teórico, pudieron demostrar que la probabilidad de que dos secuencias se distingan entre ellas es extremadamente alta.

Michael Hausser, autor senior explicó: “Esta investigación indica que las neuronas por sí solas son decodificadores fidedignos de las secuencias temporales que se les presentan, y que pueden jugar un papel importante a la hora de ordenar e interpretar la gran cantidad de datos que le llegan al cerebro”.

“Esta nueva propiedad de las neuronas y las dendritas, añade un nuevo elemento a la caja de herramientas que teníamos para modelar el cerebro. Esta característica está presente, probablemente, en muchas áreas del cerebro e incluso en muchas especies animales, incluidos los humanos”.

Este artículo ha sido traducido de Physorg y publicado bajo licencia CC by-sa

Identifican partes del ADN que contribuyen a hacernos únicos

Utilizando una herramienta que desarrollaron hace cuatro años, los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins analizaron el genoma humano y descubrieron lo que creen que es la razón por la que los humanos tenemos grandes diferencias en las características físicas y en los riesgos de contraer enfermedades.

En un informa publicado el 25 de junio en Cell, el equipo identificó un catálogo casi completo de los segmentos del ADN que se copian a sí mismos, se mueven y se colocan en otro lugar de nuestro genoma. Los puntos de inserción de estos segmentos movibles -transposones- en el genoma de cada individuo ayuda a determinar por qué algunos son bajos, otros altos, unos rubios, otros morenos o por qué unos tienen más propensión que otros a contraer cáncer. Los investigadores dicen que, analizando la posición de los transposones en la gente con enfermedades específicas, pueden llevar al descubrimiento de nuevos genes que provocan enfermedades o de nuevas mutaciones.

Gen

Gen. Wikipedia.

Utilizando su “chip” especializado que contiene todas las secuencias de ADN que aparecen en el genoma, los investigadores analizaron al ADN de 15 humanos no relacionados entre ellos. El equipo de investigación comparó los lugares de los transposones con el índice “original” del primer genoma publicado y encontraron 100 nuevos transposones en cada persona analizada.

“Nos sorprendió cuántas nuevas inserciones pudimos encontrar”, comentó Jef Boeke, autor del artículo y co-director de High Throughput Biology Center del Instituto Basic Miomedical Sciences de la Johns Hopkins. “Un único experimento nuestro pudo localizar más inserciones de las que se habían encontrado hasta entonces. El descubrimiento nos enseñó que esos transposines son mucho más activos de lo que se creía”.

Cada una de las 15 muestras de ADN utilizadas en el estudio se purificó a partir de células sanguíneos y luego se analizó con el chip de ADN. Los transposones se adhieren a algunos puntos del chip que se corresponden con el lugar en el que suelen aparecer en el genoma, permitiendo a los investigadores localizar otros nuevos.

El grupo inventó el chip en 2006 para utilizarlo en levadura, pero fue Kathleen Burns, quien ahora es profesora asociada, la primera que lo hizo funcionar con ADN humano. “El genoma humano es mucho más largo y complejo y hay muchas piezas de ADN que no se mueven activamente pero que son similares a los transposones que buscamos”, comentó. El truco estaba en modificar la forma en que se copiaba el ADN antes de analizarlo con el chip.

“Sabemos que los genomas no son estáticos, pero no sabíamos cuántos transposones hay en cada uno de nosotros; no sabíamos la frecuencia con la que nace un niño con un nuevo transposón que no estaba en su padre y no sabíamos si estos ADNs se movían en enfermedades como el cáncer”, comentó Burns. “Ahora tenemos una herramienta que responde estos preguntas. Esto añade una nueva dimensión a la forma en que observamos el ADN”.

Este artículo ha sido traducido de Physorg y publicado bajo licencia CC by-sa

La orquídea común da nuevas esperanzas a los botánicos a la hora de enfrentarse al cambio cliimático

Un estudio liderado por científicos del Royal Botanic Garden, que se centra en la epigenética de las orquídeas comunes europeas ha revelado que algunas plantas podrían ser capaces de adaptarse más rápidamente al cambio climático de lo que se pensaba. La investigación, publicada en Molecular Biology and Evolution, da nuevas esperanzas a la conservación de las plantas.

La epigenética estudia los factores que influyen sobre los genes que se modifican sin cambios en la secuencia del ADN, pero que pueden ser heredados, y es un nuevo campo de investigación que está modificando la forma en que los científicos observan el mundo en el que viven. Estas nuevas pruebas de que los efectos medioambientales sobre la actividad genética pueden ser ‘recordados’ es muy importante. En la interpretación moderna de la teoría darwinista de la evolución, los científicos consideraban las mutaciones genéticas (cambios permanentes en la secuencia del ADN) como la única fuente de modificaciones que podían ser heredadas de generación en generación, provocando cambios en la forma en que las especies reaccionan a su entorno. Este proceso de adaptación puede tardar cientos de años y es un proceso demasiado lento como para que las plantas se puedan adaptar al rápido cambio climático.

Orquídea

Orquídea. Wikipedia.

Leer más de esta entrada