La sonda Phoenix resuelve dos misterios con un ión

En los años 70, la NASA envió dos sondas a la superficie marciana. Las misiones Viking estaban diseñadas para analizar el material superficial y buscar en él indicios de vida.

Se esperaba que esas misiones detectasen compuestos orgánicos: moléculas basadas en carbono como amino ácidos que son la base para la vida. En vez de eso, los resultados que obtuvieron fueron decepcionantes. En vez de compuestos orgánicos encontraron compuestos de cloro como clorometano y diclorometano, que se interpretaron como contaminacion de los laboratorios de la Tierra (¡de los fluidos de limpieza!).

Sin embargo, en 2008, la Mars Phoenix lander hizo sus propias excavaciones y encontró algo inesperado: perclorato. Esta molécula está compuesta de un átomo de cloro y cuatro de oxígeno y tiene la interesante propiedad de que es muy reactiva con las moléculas orgánicas. Además, también se encuentra con facilidad en la Tierra.

Sonda Phoenix

Sonda Phoenix. NASA.

Lo que es asombroso de todo esto es que recientemente, científicos que analizaron muestras de suelo chileno, al añadirles perclorato y analizarlas de la misma forma que había hecho la sonda Viking, ¿adivináis qué encontraron?

Sí, encontraron clorometano y diclorometano.

¿Qué quiere decir esto? Bueno, ¡podría resolver el misterio de la Viking! Los compuestos químicos que las sondas Viking detectaron hace más de 30 años pueden provenir de restos orgánicos en el suelo marciano que reaccionaron de forma natural con los percloratos. Esto explicaría que no hubiese compuestos orgánicos y los compuestos químicos que encontraron.

Pero tranquilo, esto no implica que haya vida en Marte. sin embargo, sí que significa que si hay moléculas orgánicas en Marte -y creemos que las hay; para empezar porque son bastante comunes en los meteoritos que chocan con la Tierra, que también chocan con Marte, y por otro lado porque los compuestos orgánicos se crean de una forma bastante sencilla en la naturaleza- serán eliminadas por los percloratos.

Por lo tanto, es posible que Marte tuviese precursores de vida en su superficie, pero es improbable que estuviesen en los lugares en los que hay perclorato. Si los percloratos son comunes sería menos probable que pudiésemos encontrar moléculas orgánicas. Pero ¡es importante reseñar que la presencia de clorometano y diclorometano implican que las moléculas orgánicas existieron en algún momento en Marte!

Una vez más, repito que esto no implica vida, pero sí que implica que las condiciones sobre Marte fueron en algún momento adecuadas para sostener la presencia de organismos. La búsqueda de vida, extinta o no, en Marte es un gran puzle, y con esto se ha puesto una pieza más. Pero aún queda mucho camino por recorrer, aunque pasito a pasito nos vamos acercando.

Este artículo ha sido traducido de Discover Magazine y publicado bajo licencia CC by-sa

One Response to La sonda Phoenix resuelve dos misterios con un ión

  1. Pingback: La sonda Phoenix resuelve dos misterios con un ión [ENG]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: