El hombre que se inyectó la sangre de sus pacientes para demostrar que una enfermedad era fruto de la pobreza

Joseph Golderberg (1874-1929) fue un médico húngaro que desarrolló la mayor parte de su carrera investigando el origen de numerosas enfermedades en varios países (EEUU, México o Puerto Rico). Era uno de los mejores médicos del país -habiéndose graduado antes de los 21 años-, se unió al ejército americano para luchar en la Guerra hispano-estadounidense y, posteriormente se unió al Servicio Público de Salud.

En 1914 su Gobierno le solicitó que investigase la creciente epidemia de Pelagra que se estaba dando en los estados del Sur. Según cálculos del Gobierno, entre 1907 y 1911 se habían dado 16.000 casos de esta enfermedad que, en la época, era altamente mortal.

Golderberg

Golderberg. Wikipedia.

La idea de los médicos del momento era que la pelagra era una enfermedad contagiosa, sin embargo, los intentos de demostrarlo que se realizaron con animales habían fallado. Además, hubo una cosa que llamó la atención de Golderberg desde el principio: en los orfanatos los niños contraían la enfermedad, pero los trabajadores no. Para una persona que ya había estudiado otras enfermedades infecciosas, como la enfermedad de Schamberg, estaba claro que el problema no era una enfermedad contagiosa.

Rápidamente Golderberg pensó en la alimentación como el principal problema, sin embargo, en principio, los trabajadores y los internos se alimentaban de lo mismo, así que nada indicaba que esa pudiese ser la causa. Pero en una investigación más exhaustiva, Golderberg se dio cuenta de que los trabajadores comían primero, llevándose así los trozos más grandes de carne y la comida que mejor pinta tenía. Además, la leche no se solía servir a los pacientes, pero los trabajadores la tomaban dos veces al día.

Por otro lado, Golderberg se fijó en la gran incidencia que la enfermedad tenía sobre la población más desfavorecida fuera de los orfanatos, concluyendo así que el problema era la mala alimentación.

Esta teoría sentó muy mal en el stablishment del sur -donde más incidencia tenía la enfermedad- ya que no podían aceptar la idea de que en sus gloriosos estados existiese la pobreza. En un telegrama que recibió el senador Tom Watson se podía leer: “si esta zona de Georgia sufre hambruna, el resto del mundo debe haber muerto ya”.

No ayudó a su causa el hecho de que, según sus cálculos, se necesitarían $700 de la época por orfanato y año para acabar con la epidemia de pelagra.

Pero Golderberg no se rindió y realizó un experimento en dos hospitales, proveyéndoles de comida más saludable y de mayor calidad, consiguiendo así que los casos remitiesen.

Cuando Golderberg presentó sus estudios en una conferencia en Harvard, todos sus colegas le felicitaron por el gran trabajo realizado e incluso algunos de ellos le propusieron para el Nóbel. Sin embargo, cuando los presentó en la Southern Medical Association no le fue tan bien, los médicos que apostaban por un origen infeccioso de la enfermedad eran mayoría y sus resultados fueron desechados.

Para convencer a los escépticos, con la ayuda de un gobernador progresista de Mississippi, Golderberg realizó un experimento en un grupo de internos de una cárcel en la que no había ningún caso de pellagra. Los aisló de los demás internos y les dio una dieta muy pobre. En 8 meses, 6 de los 11 pacientes contrajeron la enfermedad. Sin embargo, los escépticos seguían pensando que se trataba de una enfermedad contagiosa.

Así que Golderberg hizo algo sorprendente: se inyectó a sí mismo, a su mujer y a sus colegas con sangre de enfermos de pelagra, también se introdujo fluidos de la garganta y la boca para intentar contraer la enfermedad. Los únicos síntomas que presentaron fueron diarrea y dolores de cabeza.

Aunque a pesar de todo seguía habiendo médicos que no creían la teoría de Golderberg, este decidió dejar de intentar convencerles y pasar a buscar una cura, consiguiendo así establecer que una carencia de Vitamina B era la causante de la enfermedad.

Más información:

Este artículo ha sido publicado bajo licencia CC by-sa

8 Responses to El hombre que se inyectó la sangre de sus pacientes para demostrar que una enfermedad era fruto de la pobreza

  1. Pingback: El hombre que se inyectó la sangre de sus pacientes para demostrar que una enfermedad era fruto de la pobreza

  2. Pingback: El hombre que se inyectó la sangre de sus pacientes para demostrar que una enfermedad era fruto de la pobreza « Evangelizadoras de los apóstoles

  3. Maigrir Vite dice:

    Amantes de la ciencia y la medicina, son personas como Golderberg quienes han logrado increíbles avances en la calidad de la atención de los pacientes y de la ciencia médica en general.

  4. «το 'Αλφα και το Ωμέγα» dice:

    bueno, a estas alturas ya sabemos la gente que despierta no sufre de ninguna enfermedad…Los virus son mentirass, el unico virus que existe, lo propagan los politicos con el miedo, metiendonos en la cabeza, que nos van a proteger de nuestras peores pesadillas….El miedo detiene el sistema inmunologico.

    • Jesus dice:

      No sé de dónde sacas tú que alguien haya dicho eso.

  5. Rosarino dice:

    Por todas partes hay personas como el usuario «El Alfa y el Omega». Sus argumentos se refutan fácilmente con pruebas, con estadísticas, con método científico (que fue lo que utilizó el Dr. Golderberg contra sus refutadores). ¿”La gente que despierta”? Jajaja!

  6. anónimo dice:

    Interesante artículo. Por cierto, una pequeña e errata, a lo largo del artículo pone Goldenberg, pero creo que es Goldberger.
    Un saludo.

  7. Muy bueno, me recuerda el cuento de “El Helado de Vainilla”.

    Parecía algo estúpido, pero resultó que había una causa más allá relacionada. En el caso de la enfermedad, él les decía todo el tiempo que era por causa de la pobreza y la mala alimentación, y resultó ser por deficiencia de vitamina B, lo que es un resultado de una dieta pobre.

    Saludos,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: