Los cambios en el clima del Atlántico pueden afectar a regiones muy lejanas

Cambios cíclicos en la presión atmosférica y la temperatura superficial del mar en el Océano Atlántico Norte afectan a la sequía de la región del Sahel en el sur del Sáhara. Esto ha quedado demostrado en un estudio internacional llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Haifa, el Servicio Meteorológico Francés, la Universidad de Columbia y la Unviersidad de San Diego. El estudio ha sido publicado recientemente en la revista Atmospheric Science Letters.

Que la variabilidad climática de una región puede tener efectos sobre áreas lejanas ya había sido propuesto anteriormente –el reto aquí fue localizar estas conexiones lejanas y comprender sus implicaciones. Shlomitz Patz del Departamento de Geografía y Estudio Medioambientales de la Universidad de Haifa, coautor del estudio, analizó un gran número de parámetros climáticos del Atlántico Norte durante el siglo XX, incluyendo la presión atmosférica a nivel del mar y la temperatura superficial. Los datos revelaron dos “signos climáticos naturales”: una señal multidecenal durante un período de más de 40 años y una cuasi-decenal con periodicidad de 8 a 14 años. Estas dos señales pueden cancelarse o aumentarse mutuamente.

mapa del sahel

Mapa del Sahel. Wikipedia.

Para llegar a estas conclusiones, los científicos los compararon con las fluctuaciones climáticas observadas en los corales y en los anillos de los árboles, en base a los cuales se puede reconstruir la temperatura de los últimos cientos de años.

Posteriormente, los investigadores identificaron una correlación entre las ondas cíclicas y la erosión en la región del Sahel: cuando el Atlántico se enfría, hay sequía en la región y cuando la temperatura del océano sube, la lluvia vuelve al Sahel. También encontraron que durante períodos de sequía en el Sahel, la fuerza de los huracanes en el Atlántico baja y viceversa.

Este estudio no es meramente teórico, explica Paz. La región del Sahel sufrió una sequía durante más de 20 años, desde los 70 hasta los 90, que provocó crisis medioambientales y sociales muy fuertes, como hambrunas, emigracion, conflictos étnicos y más. En 2008, la ONU publicó un informe afirmando que la situación en Darfur estaba siendo empeorada por la sequía que el Sahel atravesaba en esa época.

Este estudio provee de más información a los modelos climáticos, por lo que mejora su capacidad predictiva. Los investigadores están actualmente indagando sobre la posibilidad de que la actividad humana actual tenga un impacto sobre estos fenómenos y está examinando los efectos de las señales en el clima actual europeo. Advierten, aun así, que el desequilibrio térmico provocado por el desarrollo urbano hace la investigación más complicada. “Hoy podemos comprender mejor el papel que los océanos juegan en la memoria climática de la tierra. Una vez que nos familiaricemos con estas señales naturales, podremos comprender mejor cómo el factor humano influye en el clima”, explicó Paz.

Este artículo ha sido traducido de Science Daily y publicado bajo licencia CC by-sa
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: