Una compañía japonesa quiere convertir la Luna en una planta solar gigante

La Shinizu Corporation, una compañía constructora japonesa, ha propuesto recientemente un plan para extraer energía solar a una escala que casi nadie había pensado antes. Su ambicioso plan se basa en la construcción de un cinturón de células solares alrededor del ecuador de la Luna (de 11.000 km), convertir la electriticdad en microondas y lasers que serán envíados a la Tierra para finalmente volver a convertir los rayos láser en electricidad en centrales eléctricas de la Tierra. Según la compañía, esto podría dar la energía necesaria para todo el planeta.

Shimizu prevee que los robots jugarán un papel vital en la construcción del Luna Ring. Teleoperados 24 horas al día desde la Tierra, los robots realizarían tareas como nivelado del terreno y montaje de las máquinas y el equipamiento, lo que debería ser realizado en el espacio antes de aterrizar en la luna. Un equipo de astronautas ayudaría a los robots in situ.

Robot

Uno de los robots que construirían la luna. Ref: Shimizu Corporation.

Debido a la ingente cantidad de paneles solares y otras materiales que se necesitarían, Shimizu propone que los recursos lunares sean utilizados al mayor nivel posible. Los planes de la empresa pasan por producir agua al reducir el suelo lunar con hidrógeno importado desde la Tierra. Los recursos lunares también podrían ser utilizados para crear el cemento y el hormigón, mientras que tratamientos basados en el calor solar, podrían ayudar a producir ladrillos, fibras de vidrio y otros materiales necesarios para el proyecto.

El Luna Ring tendría una anchura de varios kilómetros, pero podría ser extendido hasta los 400 km. La potencia eléctrica generada por las células solares podría ser transmitida mediante cables eléctricos a instalaciones de transmisión cerca de la Luna, que estarían constantemente orientadas a la Tierra. Después de la conversión de la electricidad en haces de microondas y láser, antenas de 20 kilómetros enviarían la energía a unos receptores en la Tierra. Una torre serviría de guía para asegurar una correcta transmisión a los receptores. La energía sería posteriormente convertida en electricidad y enviada a la red o posiblemente convertida en hidrógeno para combustible o almacenamiento.

Shimizu dice que una de las mayores ventajas del Luna Ring es que, ya que la Luna no tiene apenas atmósfera, no hay mal tiempo o nubes que puedan disminuir el rendimiento de los paneles. Por tanto, el Luna Ring generaría energía limpia 24 horas al día 7 días a la semana, lo que podría terminar con nuestra dependencia de los recursos naturales limitados.

Nota: Se puede ver en su web que esto es sólo una propuesta que no tienen pensado llevar a cabo de momento, pero me ha parecido muy curioso y creo que no es muy descabellado porque ya hay otros proyectos similares aunque menos ambiciosos en marcha. TIenen más proyectos que puedes ver aquí.

Este artículo ha sido traducido de Physorg y publicado bajo licencia CC by-sa
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: