El olor que hace que los ratones huyan despavoridos

Incluso aunque un ratón no haya visto a un gato nunca antes, enrollará su cola cuando uno esté cerca. Los investigadores sospechaban que podían, de alguna manera, oler que los gatos podrían ser sus asesinos, pero lo que olían exactamente no quedaba claro. Ahora los científicos han aislado el compuesto, se trata de proteínas urinarias que son expulsadas por gatos, serpientes y un gran número de depredadores.

Los ratones tienen dos formas diferentes de detectar los olores: su nariz y un órgano especializado dentro de su nariz llamado órgano de Jacobson (VNO), que ayuda a detectar las feromonas de otros ratones. Sospechando que el VNO también podría ayudar a los ratones a oler a sus depredadores, la neurobióloga Lisa Stowers del Instituto The Scripps de San Diego, California, metieron bolas de algodón mojadas con saliba de gato, orina de rata o piel de serpiente en las jaulas de ratones normales y de ratones mutantes cuyo VNO había sido desactivado. Los ratones normales se acobardaron y se acurrucaron en una esquina, de la misma forma que habrían hecho si el verdadero depredador hubiese aparecido. Mientras tanto, los mutantes no tenían ningún miedo, incluso cuando una rata anestesiada entró en la jaula. “Algunos de los animales estaban tan relajados que se pusieron a dormir cerca de la rata”, dijo Stower.

In addition, using dyes that light up when neurons are activated, the team saw neurons associated with VNOs turn on in response to the scents.

These mice were inbred in labs for hundreds of generations, none of them having ever seen a predator, Stowers notes. “This isn’t the mouse learning to recognize these cues,” she says, “he’s born with the ability to detect them.”

The next task was narrowing down exactly which predator scent compound was terrifying the mice. The team separated the components of the whole predator scent and introduced them to mice on cotton balls. Only one—a class of proteins found in urine and other secretions known as Mups, for major urinary proteins—elicited the same fear response as the whole predator scent in the mice. Most terrestrial vertebrates excrete Mups, and they are thought to play a role in intraspecies communication. Stowers, for example, has shown that Mups can cause male mice to fight, depending on how weak or strong they smell to their opponent. The team will report its findings tomorrow in Cell.

“This paper moves the field forward by about a century, because it actually identifies the proteins that are responsible for eliciting fear in mice,” says Leslie Vosshall, a neurobiologist at the Rockefeller University in New York City. It also shows that “Mups can be used not only for chemical conversations of animals in the same species, but they can also send information across species.”

Además, utilizando tintes que iluminan las neuronas cuando se activan, el equipo vio que las neuronas asociadas con el VNO se encienden como respuesta a los olores.

Estos ratones descienden de centenares de generaciones de ratones críados en laboratorio, ninguno de ellos ha visto jamás un deprededador, apunta Stowers. “El ratón no aprende a reconocer a los que le pueden agredir”, comentó, “nacen con la capacidad de detectarlos”.

La siguiente tarea consistió en analizar exactamente qué olor era el que estaba aterrorizando a los ratones. El equipo separó todos los componentes que daban olor a los depredadores y los introdujeron en bolas de algodón. Sólo una -un tipo de proteínas que se encuentran en la orina y otras secrecciones conocidas en inglés como Mups- provocaron la misma respuesta de miedo que la esencia del depredador. Las Mups son creadas por la mayoría de los vertebrados terrestres y se cree que juegan un papel en la comunicación entre especies. Stowers, por ejemplo, ha mostrado que los Mups pueden provocar que los ratones peleen, dependiendo de la debilidad o la fuerza con que huelan al oponente. El equipo informa de sus descubrimientos este viernes en Cell.

“Este artículo da un paso de un siglo más o menos porque identifica realmente a las proteínas responsables de provocar el miedo en los ratones”, dijo Leslie Vosshall, neurobióloga de la Universidad Rockefeller de Nueva york. También muestra que los “mups pueden ser utilizados no sólo para conversaciones químicas de animales de la misma especia, si no que también pueden enviar información entre especies”.

Este artículo ha sido traducido de Science y publicado bajo licencia CC by-sa

One Response to El olor que hace que los ratones huyan despavoridos

  1. FLOR LICEA RAMOS dice:

    INVENTEN UN DESINFECTANTE CON OLOR A SALIVA DE GATO, POR FAVOR.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: