Visión de embudo: Nuevas informaciones sobre la forma en la que las células del ojo guían la luz hacia la retina

Los ojos son instrumentos maravillosos para convertir la realidad exterior en imágenes que se crean en nuestros cerebros. Un nuevo estudio sobre la retina, la región sensible a la luz en la parte posterior del ojo, resuelve el misterio por el que las imágenes que vemos son tan definidas.

Las células fotosensibles de la retina –células bastón, que pueden procesar bajos niveles de luz, y células cónicas, responsables de la percepción del color– pasan las señales eléctricas a las neuronas, células largas que, cuando se unen formando el nervio óptico llevan la información visual al cerebro.

De una manera extraña, las neuronas que gobiernan este proceso delicado están situadas delante –no detrás– de las células bastón y cónicas. Aunque estas neuronas son transparentes a la luz, su forma arrugada distorsiona la luz al pasar a través de ella hacia las bastones y los conos. ¿Por qué no están las neuronas debajo de las células fotosensibles, donde no distorsionarían la imagen que viene del exterior?

Diagrama de la retina humana.

Diagrama de la retina humana. Erez Ribak.

El misterio se ha resuelto recientemente al explicar el papel de las células gliales. Las células gliales juegan varios papeles en el cuerpo como llevar nutrientes a otras células o mantenerlas en su lugar. Las células gliales del cerebro se llaman también “el pegamento del cerebro”.

Las células gliales también están presentes entre las neuronas que están encima de los conos y los bastones de la retina. Hace varios años, diferentes experimentos probaron que las células gliales no sirve solo como andamios para otras células, también pueden canalizar la luz y, por lo tanto, facilitar la visión humana.

Ahora, unos científicos israelíes han dado el siguiente paso al proveer una descripción detallada de la forma en la que las células producen imágenes definidas. Erez N. Ribak y su estudiante Amichai Labin del Israel Institute of Technology de Haifa, han mostrado cómo las células gliales orientadas verticalmente –se extienden desde la parte superior de la retina hacia las células fotosensibles de la parte inferior– donde se absorbe la luz. En otras palabras, las células gliales actuan como tuberías de luz para llevar las imágenes exteriores al cerebro.

Es más, debido a la geometría de las células guía, sólo la luz que llega en una dirección muy recta alcanzará la zona en la que las células fotosensibles esperan. La luz que llega en ángulos oblícuos podrían llegar a la célula glial pero no encontrará el camino hacia más abajo. En vez de eso, será desviada hacia un lado. Este es el origen de nuestra visión tan definida.

Ribak y Labin informaron de su explicación en un número de la revista Physical Review Letters.

Este artículo ha sido traducido de Physorg y publicado bajo licencia CC by-sa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: