Los científicos crean una clasificación de muecas en ratones para ayudar a identificar el dolor en los humanos y los animales

Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad McGill y la Unviersidad de British Columbia muestra que los ratones, al igual que los humanos, expresan el dolor con expresiones faciales.

El profesor de psicología de McGill Jeffrey Mogil, el profesor de Psicología de la UBA Kenneth Craig y sus respectivos equipos han descubierto que, cuando se somete a un estimulo doloroso moderado, los ratones muestran la incomodidad a través de expresiones faciales al igual que los humanos. Su estudio, publicado en la revista Nature Methods el 9 de mayo, también detalla una Clasificación de Muecas de Ratones que podría dar información valiosa para obtener mejores tratamientos en humanos y mejorar las condiciones de los animales de laboratorio.

Dado que la investigación en el dolor se basa sobre todo en modelos de roedores, una medición precisa del dolor es primordial para comprender el síntoma más penetrante e importante del dolor crónico, como el dolor espontáneo, explica Mogil.

“La Clasificación de Muecas de los Roedores da un sistema de medida que acelerará el desarrollo de nuevos analgésicos para humanos, así como eliminará sufrimientos innecesarios a los ratones de laboratorio durante la investigación biomédica”, declaró Mogil. “También pueden derivarse importantes mejoras en el cuidado veterinario de una forma más habitual”. Esta es la primera vez que los investigadores han desarrollado con exito una clasificación para medir respuestas espontáneas en animales que se parecen a las humanas para los mismos estados de dolor.

Mogil, la estudiante Dale Langford y sus compañeros del Laboratorio de Pain Genetics en McGill analizaron imágnees de ratones antes y durante los estímulos dolorosos -por ejemplo, la inyección de sustancias inflamatorias, que son comúnmente utilizadas para analizar la sensibilidad al dolor en los roedores. El nivel de dolor estudiado podría ser comparable, según los investigadores, a un dolor de cabeza o el dolor asociado con un dedo inflamado que pueda ser tratado con aspirinas o Tylenol.

Mogil envió posteriormente las imágenes al laboratorio de Craig en UBC, donde los expertos en expresiones faciales de dolor los utilizaron para desarrollar la clasificación. El equipo de Craig propuso que cinco características faciales debían ser tenidas en cuenta: cierre de ojos, nariz y mejilla así como la posición de las orejas y los bigotes dependiendo de la severidad de los estímulos. Este trabajo es un ejemplo de traslación “bedside-to-bench” en la que una técnica conocida en nuestra especie se adapta para su uso en experimentos de laboratorio.

Próximos experimentos investigarán si la clasificación funciona de forma similar en otras especies, si los analgésicos que se dan a los ratones tras procedimientos quirúrgicos funcionan bien en las dosis prescritas y si el ratón puede responder a las expresiones faciales de otros ratones.

Este artículo ha sido traducido de Physorg y publicado bajo licencia CC by-sa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: