Los bichos nos darán energía mientras limpian el agua de residuos

Quizá pienses que un flujo constante de aire limpia es esencial para una planta de tratamiento de residuos, pero algunas bacterias no soportan nada de eso. Estos bichos podrían ser la clave para limpiar el agua residual de una forma tan eficiente que el proceso podría generar energía en vez de consumirla.

En plantas convencionales de residuos, los microorganismos digieren residuos sólidos en “lodo activado”. Convierten la materia orgánica en metano pero dejan un líquido residual que contiene amonio y fosfatos, los cuales deben ser eliminados antes de poder llevar el agua a los ríos.

Las plantas de tratamiento existentes utilizan mucha energía para eliminar el amonio. El proceso utiliza bacterias que convierten amonio en nitrato, y los bichos que lo hacen necesitan oxígeno, que ha de ser enviado constantemente a los tanques de tratamiento por bombas eléctricas. El nitrato es posteriormente convertido en nitrógeno por aún más bichos, conocidos como bacterias desnitrificadoras. Estas necesitan metanol, el cual ha de ser también añadido a la mezcla.

Planta de tratamiento

Planta de tratamiento sostenible. Jonathan Hordle/Rex Features.

Este proceso consume una media de 44 watios-hora cada día por cada persona que añada residuos al sistema. Esto puede sumar megawatios en una gran ciudad.

Eliminar el bicho del medio

Pero ahora Gjis Kuenen de la Universidad de Tecnología de Delft, Holanda, y sus compañeros están desarrollando una técnica que elimina los procesos que consumen energía. La clave es un tipo de bacteria recientemente descubierto que puede alimentarse de amonio sin oxígeno. Las llamadas bacterias anammox acortan el ciclo del nitrógeno al convertir el amonio directamente en gas nitrógeno.

Un subproducto de este proceso es el metano, que Kuenen propone utilizarlo como combustible. El equipo calcula que, en vez de consumir energía, el proceso podría generar 24 watios-hora por persona y día. “La intención es crear plantas de tratamiento de aguas que sean completamente sostenibles, en el sentido de que puedan incluso producir energía, algo que no se ha conseguido hasta el momento”, dijo Kuenen.

Michael Wagner, un microbiólogo de la Universidad de Viena, apunta que las bacterias anammox fueron descubiertas hace sólo 20 años y constituyen una gran esperanza para la creación de una nueva generación de plantas de tratamiento de aguas residuales sostenibles. “La historia de anammox nos muestra cómo los descubrimientos de los microbiólogos pueden revolucionar el tratamiento de aguas residuales”, explicó.

Este artículo ha sido traducido de New Scientist y publicado bajo licencia CC by-sa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: