Los ratones (y quizá los humanos) fabrican su propia morfina

Una nueva investigación ha confirmado que los ratones tienen los métodos bioquímicos necesarios para fabricar morfina a partir de materias intermedias. La morfina es una droga potente que suele estar derivada del opio, pero los científicos han especulado desde hace mucho tiempo con la posibilidad de que los animales pudiesen sintetizarla, especialmente porque tienen receptores que responden específicamente a la morfina. La tetrahydropapaverolina (THP) y otros precursores alcaloides han sido descubiertos en el tejido cerebral y la orina, pero hasta ahora los estudios en animales no habían sido concluyentes por la dificultad de excluir contaminantes ambientales. La nueva investigación da pruebas más definitivas que excluyen la posibilidad de la contaminación.

El investigador Meinhart Zenk, del Donald Danforth Plant Science Center in St Louis, Missouri, inyectó ratones dos veces al día con THP y otros precursores de la morfina y luego analizó las muestras de orina de los ratones. Los potenciales precursores inyectados en el ratón estaban marcados con deuterio y podían, por lo tanto, ser distinguidos de cualquier contaminante encontrado en el ambiente o la comida. Los alcaloides fueron aislados de la orina y luego examinados utilizando espectrometría de masas.

Rata

Rata de laboratorio

El análisis identificó un gran número de pasos intermedios entre la THP y la morfina. Uno de ellos fue la molécula de cuatro anillos llamada salutaridina, un metabolito del THP encontrado en la sintetización de la morfina en la planta del opio. Cuando se inyectó salutaridina en los ratones encontrarón tebaína, un opiáceo de cinco anillos en la orina.

El Dr. Zenk dijo que las últimas etapas de la producción de la morfina son la misma en la planta del opio y en los mamíferos, pero las etapas anteriores a la salutaridina difieren en que el precursor tiene un grupo hidroxilo extra (OH) en los animales. La diferencia es suficiente para suponer que el proceso de sintetización de la morfina en los animales evolucionó de forma diferente al de las plantas.

Zenk y sus compañeros no encontraron morfina en la sangre del ratón o en sus tejidos, y por lo tanto la investigación no prueba que la morfina producida fuese utilizada para algún motivo como el alivio del dolor, o que provocase algún tipo de adicción. No prueba que los humanos y otros mamíferos también posean los mismos mecanismos bioquímicos, pero parece probable ya que los restos de morfina han sido encontrados previamente en la orina humana y en la orina de los ratones.

El equipo tiene previsto utilizar técnicas más sensibles para identificar los restos de morfina en los tejidos y una investigación más exhaustiva es necesaria para identificar encimas involucradas en los procesos bioquímicos. Se necesita también más trabajo para mostrar si la morfina endógena existe de forma natural o no y si su función es relevante, aunque Zenk lo dijo porque la morfina encontrada “debería tener una función asociada”. Uno de los proyectos futuros que Zenk espera hacer es averiguar si la gente que sufre dolor ha elevado sus niveles de morfina endógena.

El artículo está publicado online en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Más información: Urinary excretion of morphine and biosynthetic precursors in mice, Proceedings of the National Academy of Sciences, Publicado online 26 de Abril, 2010, doi:10.1073/pnas.1003423107

Este artículo ha sido traducido de Physorg y publicado bajo licencia CC by-sa
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: