El efecto CSI

Las series de televisión que utilizan la ciencia forense para resolver crímenes están afectando a la justicia

Hace poco, en la inauguración de un nuevo centro de entrenamiento en ciencia forense en la Universidad de Glamorgan en el sur de Gales, Bernard Knight, un antiguo jefe de patología del Reino Unido, dijo que debido a las series sobre crímenes de la televisión, los jurados de hoy en día esperan más pruebas categóricas que las que los forenses pueden darles. Y en lo que tiene que ver con realidad y ficción el Dr Knight sabe de lo que habla: además de sus 43 años de experiencia en las escenas de crímenes, ha escrito docenas de novelas sobre asesinatos.

La consecuencia de esto es una nueva expresión que se ha introducido en la jerga criminológica: el “efecto CSI” en honor a series como “CSI: Crime Scene Investigation”. En 2008, Monica Robbers, una criminóloga americana, lo definió como “el fenómeno por el cual los jurados tienen un interés cada vez mayor por la investigación científica y una esperanza poco realista de que se le presenten pruebas y técnicas de investigación forense”.

Ahora otro investigador americano ha demostrado que el “efecto CSI” es, efectivamente, real. Evan Durnal del Departamento de Justicia de la Universidad de Central Missouri ha recopilado pruebas de diversos estudios para demostrar que la exposición a series de televisión que se centran en la ciencia forense ha alterado el sistema legal americano de una manera grande y compleja. Sus conclusiones acaban de ser publicadas en la revista Forensic Science International.

CSI

Reparto de CSI. ABC.

El síntoma más evidente del efecto CSI es que los jurados creen que tienen un gran conocimiento de la ciencia que se les presenta en la televisión, tanto si es así como si no lo es. Durnal cita un caso de asesinato en el que los jurados, cuando vieron que no se había analizado el ADN de un abrigo ensangrentado presentado como prueba, avisaron al juez. Dado que el defendido había admitido estar presente en la escena del crimen, esos tests no habrían aportado nada para dilucidar la culpabilidad del acusado. El juez observó que, gracias a la televisión, los jurados sabían qué pruebas de ADN se podían hacer, pero no cuándo eran apropiadas.

Policías y ladrones

La tarea de mantener al jurado con los pies en el suelo recae en los abogados y los jueces. En un estudio, llevado a cabo por el Dr. Robbers en 2008, el 62% de los abogados defensores y el 69% de los jueces estaban de acuerdo en que los jurados ponían esperanzas infundadas en las pruebas forenses. Alrededor de la mitad de los encuestados en cada categoría creía, asimismo, que la selección de los jurados duraba cada vez más, debido a que tenían que asegurarse de que los posibles jurados no estaban juzgando las pruebas científicas en base a estándares televisivos.

Según Durnal, los fiscales de Estados Unidos pasan ahora mucho más tiempo explicando a los jurados por qué ciertas pruebas no son relevantes.

Los abogados defensores también se están encontrando con que sus trabajos son cada vez más complicados. En el lado positivo, se pueden beneficiar de la vaga noción que tienen los jurados sobre las posibilidades que tiene la ciencia de resolver un caso. Esta noción les hace pensar que la ausencia de pruebas irrefutables científicamente constituye una duda razonable y tiende a la absolución. Por otro lado, se encuentran a sí mismos con problemas para explicar que una de las pruebas de la ficción -relación inequívoca entre una sustancia encontrada en la escena del crimen y un ejemplar guardado en una base de datos, sea huellas dactilares, ADN o cualquier otra prueba- es, por lo general, simplemente ficción.

En realidad, los científicos no juegan con certezas si no con probabilidades. La manera en la que calculan estas probabilidades es compleja. Por ejemplo, cuando van a testificar, los expertos en huellas pueden decir que hay un 90% de posibilidades de que haya sido el defendido el que dejó la marca y 1 entre varios miles de millones de que fuese otra persona. En general, el ADN da información de mayor calidad que otro tipo de pruebas, por lo que los expertos pueden estar más seguros de vincularlo a un determinado individuo. Pero los expertos en ADN también trabajan con probabilidades. Debido a todas estas comprobaciones, los juicios se hacen cada vez más largos y casos que se habrían resuelto rápidamente en una condena, están terminando en absoluciones.

Los criminales también ven la tele y hay pruebas de que ellos también están cambiando su comportamiento. La mayoría de las técnicas utilizadas en los programas sobre crímenes están, a pesar de todo, basadas ligeramente en la realidad. La lejía, que destruye el ADN, aparece con más frecuencia en las escenas del crimen para no dejar pistas. Llevar guantes es cada vez más habitual. Los investigadores peinan las escenas del crimen con más cuidado buscando nuevos tipos de pruebas, lo que está creando problemas con el almacenamiento de estas.

Sin embargo, el efecto CSI también puede ser positivo. En un caso en Virginia los jurados preguntaron al juez si la prueba de ADN se había realizado a una colilla. Lo habían hecho, pero los abogados defensores no habían introducido los resultados como prueba. Cuando lo hicieron, esos resultados liberaron de culpa al defendido quien fue declarado inocente.

Durnal no culpa de todo esto a la televisión porque ellos nunca han dicho que sus programas son completamente precisos -los científicos forenses no suelen llevar armas ni arrestar a la gente, para empezar, y los tests que en la televisión duran varios minutos pueden tardar semanas en la realidad. Dice que el efecto CSI se basa en un deseo permanente de que personas inteligentes y moralmente impecables luche

n para limpiar los nombres de los inocentes y poner a los culpables tras las rejas. Eso es algo en lo que, desgraciadamente, la realidad no siempre imita a la ficción.

Este artículo ha sido traducido de The Economist y publicado bajo licencia CC by-sa

2 Responses to El efecto CSI

  1. Pingback: El efecto Csi - apezz.com

  2. Pingback: C.S.I.: Crime Scene Investigation - Periodismo electrónico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: