Retrato de un año de pandemia

Este mes hace justo un año. El mundo vio con inquietud cómo una nueva gripe A, sobre la que la población mundial tenía poca o nula inmunidad, comenzaba a expandirse por México y EEUU. En las semanas posteriores, el virus de gripe porcina H1N1 comenzó a esparcirse rápidamente a todos los países del planeta, lo que llevó a la OMS a declarar oficialmente la primera gripe pandémica en más de 40 años el 11 de junio de 2009. Nature analiza las lecciones aprendidas del H1N1 y cómo ayudará a los científicos y las autoridades a manejar la próxima pandemia.

¿Cuál ha sido la gravedad de la pandemia hasta ahora?

La pandemia de 2009 no fue tan mortal como la de 1918. “La mayor parte de la gente tenía menos probabilidades de ser infectada que en las anteriores, menos probabilidades de enfermar y menos probabilidades de morir si contraían la enfermedad”, según afirma Marc Lipsitch, un epidemiólogo de Harvard School of Public Health en Massachusetts. Pero aunque ahora la pandemia está remitiendo, podría tardar años hasta que tengamos una estimación fiable del número de muertes ocasionadas por el virus. La investigación publicada el mes pasado en la revista PLoS Currents Influenza, dirigida por Cécile Viboud de US National Institutes of Health (NIH) en Maryland, sugiere que las primeras cepas pueden haber sido más severas que lo que la gente cree.

Personas con máscaras por miedo a la gripe

Personas con máscaras por miedo a la gripe. dartmouth.edu

Viboud y su equipo probaron diferentes enfoques para estimar la mortalidad de la gripe en EEUU, utilizando los datos más conservadores basados en informes médicos oficiales que consideraron la gripe como causa de la muerte. Esto probablemente se queda corto: muchas muertes por gripe no se registran como tal, siendo la causa de la muerte oficial cualquier otra enfermedad adicional, como problemas de corazón o diabetes.

Este enfoque conservador estimó que las muertes en Estados Unidos por la gripe fueron entre 7.500 y 12.000: un número menor que el que suele causar la gripe estacional. Pero esta investigación también reveló que el número de años de vida perdidos fue un 25% superior al habitual porque los muertos por la pandemia de 2009 tenían menor edad que los de la gripe estacional. Utilizando una estimación menos conservadora, basándose en la comparación de la mortalidad general durante la pandemia con la mortalidad en el mismo período en años anteriores, el exceso de muertes fue 44.100, sobrepasando a los muertos de la gripe estacional. Los años de vida perdidos fueron 3 ó 4 veces superiores que los de un año en la que el virus H3N2 fuese muy virulento y 5 veces superior que los años de vida perdidos por los virus H1N1 y B estacionales -del mismo orden que la pandemia de gripe de 1968.

¿Por qué la gente mayor no lo sufrió tanto?

Mientras que la gripe estacional suele afectar sobre todo a los muy viejos y a los muy jóvenes, la pandemia de 2009 fue diferente ya que los más afectados eran niños más mayores y adultos jóvenes. Un artículo publicado en enero de 2010 en la revista BMC Infectious Diseases informó de que más de tres cuartas partes de los casos se dieron en gente menor de 30 con un repunte en el grupo de edad comprendido entre los 10 y los 19.

Los estudios de seroprevalencia, que buscan los anticuerpos que reaccionan con el virus, sugieren una explicación a este fenómeno. Las muestras tomadas en Inglaterra antes del comienzo de la pandemia muestran que los mayores tenían anticuerpos contra la H1N1 más fuertes que los de los jóvenes, probablemente debido a la exposición previa a cepas de similares características a las del nuevo virus. Debido a que el virus de la pandemia es más fuerte que el estacional, la gripe habitual nunca se desarrolló, por lo que los ancianos fueron ‘liberados’ de una temporada mala de A/H3N2, que suele cebarse más en los viejos.

Anciano vacunándose. ABC News.

Anciano vacunándose. ABC News.

¿Habrá nuevas cepas de la infección?

Probablemente. En las anteriores epidemias, la infección y la enfermedad han tenido cepas diferentes durante un período de varios años y las cepas tardías suelen ser más severas. “Estaremos en un período de pandemia entre 2 y 5 años y debemos seguir con la guardia alta”, aseguró Lone Simonsen, experta en gripe del programa de Research and Policy for Infectious Disease Dynamics (RAPIDD), una colaboración entre el Centro Internacional Fogarty NIH y la dirección de ciencia y tecnología del Departamento americano de Seguridad Nacional.

A más largo plazo, el virus H1N1 parece estar listo para establecerse como el virus dominante en la gripe estacional. Actualmente, la mayoría de los nuevos casos de gripe que son detectados son H1N1, aunque aún continúa cierta gripe B circulando, sobre todo en Asia. Cuanta más gente obtenga resistencia a la pandemia, menos virulencia tendrá y llegará al nivel de la estacional actual, que causa nuevas infecciones sólo cuando la genética del virus cambia cada año.

Este invierno hubo hubo poca gripe en el hemisferio norte. Brotes de la gripe están dándose actualmente en algunas zonas tropicales del continente americano, África y el sudeste asiático, sobre todo Tailandia y Singapur, pero a niveles más bajos. Con el invierno acercándose al hemisferio sur, la pregunta sobre si un nuevo brote golpeará estos países será pronto respondida.

¿Hemos aprendido alguna lección de la pandemia?

H1N1 recordó que las técnicas actuales para realizar una vacuna contra la gripe tardan demasiado: alrededor de seis meses desde la identificación del nuevo virus hasta la producción de un número aceptable de vacunas. Grandes cantidades de vacunas contra la pandemia estuvieron disponibles sólo en octubre, después de que la primera cepa pasase por Australia y otros países del hemisferio sur, así como varias semanas tras una cepa otoñal de países del hemisferio norte.

Una mejor vigilancia también es necesaria. Aunque los investigadores podrían hacerse una idea del progreso de la pandemia por el número de casos diagnosticados y por otras cifras -como hospitalizaciones o el número de gente que infroma de síntomas similares- las agencias de salud y los científicos fueron, en general, lentos al implementar el standard de oro: estudios de seroprevalencia que miden niveles de anticuerpos de la gripe en la sangre. Parte del problema fue logístico: al comienzo de la pandemia, muchos laboratorios se saturaron con muestras para diagnosticar que necesitaban un procesado inmediato para cumplir las demandas de salud pública. Pero una falta de planificación avanzada también lo hizo todo más difícil.

Buenos datos de seroprevalencia son cruciales para tomar decisiones políticas. Una medida clave de la severidad de la pandemia es la tasa de muertes, o la frecuencia con la que la infección es fatal. Obtener estos datos requiere precisas estimaciones del número de personas infectadas, pero no fue hasta septiembre -cinco meses tras la pandemia- que los epidemiólogos comenzaron a tomar esos datos.

Investigaciones clínicas durante la pandemia -estudios sobre las mejores dosis, por ejemplo- también tardaron. En varios países, como el Reino Unido y Australia, los consejos médicos pidieron voluntarios muy rápidamente. Pero comparado con los epidemiólogos y los virólogos, los investigadores clínicos fueron muy lentos en responder, en parte debido a que muchos estaban en el frente de la respuesta a la pandemia. Anne Kelso, directora del WHO Collaborating Centre for Reference and Research on Influenza en Melbourne, Australia, apunta otro problema: “La tardanza en obtener un permiso ético fue otro impedimento para algunos, con el resultado de que la pandemia casi había terminado cuando algunos estudios pudieron empezar”.

Este artículo ha sido traducido de Nature y publicado bajo licencia CC by-sa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: