Carnaval de la física. El test nuclear Trinity. Pistoletazo de salida para la era nuclear.

El 25 de marzo de 1945, Albert Einstein firma una carta destinada al Presidente Roosevelt en la que muestra su preocupación, a petición de Leo Slizard, por la poca importancia que se da a los científicos del proyecto Manhattan:

The terms of secrecy under which Dr. Szilard is working at present do not permit him to give me information about his work; however, I understand that he now is greatly concerned about the lack of adequate contact between scientists who are doing this work and those members of your Cabinet who are responsible for formulating policy.”

La carta llega a manos de la mujer de FDR quien se preocupa al leerla y planea interceder ante su marido. Pocos días después éste muere y Harry Truman toma el mando de la nación. Todas las peticiones al nuevo presidente para que reconsidere su posición sobre las armas nucleares y para que escuche a muchos de los padres de la energía nuclear son desoídas. Se decide pocos meses después poner en marcha el proyecto Trinity que daría lugar a la primera detonación nuclear de la historia.

En agosto de 1944, miembros del ejército americano comenzaron a llegar un lugar recóndito de Nuevo México (33.6773°N 106.4754°W). Llegaron a trabajar en el proyecto 8.000 personas. Formaban parte de la historia, aunque no tenían ni idea de lo que hacían allí.  Según el soldado Daniel Yearout, uno de los últimos supervivientes del proyecto, el proyecto era tan secreto que los militares sólo disponían de un número de teléfono al que tenían que llamar para conocer su tarea, como si de un secuestro de Hollywood se tratara.

Mapa del Trinity

Mapa del Trinity

Incluso el eminente físico Oppenheimer, dudaba de la utilidad militar del proyecto. Le dijo a Slizard que la bomba “a pesar de crear un gran big bang no tendrá relevancia militar”.

La policía militar empezó a acordonar la zona el 30 de diciembre de 1944. A pesar que en un principio tenían pensado recorrer el perímetro a caballo, el tamaño de la zona exigió la utilización de jeeps para asegurar la base.

El 16 de julio de 1945, 20 días antes del primer ataque nuclear de la historia, una bomba idéntica se explosionó en el desierto de Jornada del Muerto.

Trinity – planificada por el científico de la Universidad de Harvard Kenneth Bainbridge y supervisada por el experto en explosivos George Kistiakowsky- consistió en una detonación ‘controlada’ de una bomba de plutonio con la intención de probar su fiabilidad, capacidad de destrucción y las consecuencias de su explosión. Con este objetivo, se dispusieron cámaras a lo largo de un perímetro de más de 10 km. La prueba fue todo un éxito y bombas similares a la ensayada fueron soltadas sobre las ciudades de Hiroshima y Nagasaki.

Se establecieron dos búnqueres para observar la prueba, Robert Oppenheimer y el General de Brigada Thomas Farrell observaron la detonación sitúados a 16 km, mientras que el General Leslie Grooves lo vio desde 27 km.

Para que la carga se aplicase  se aplicaría sobre un punto concreto y la lluvia radiactiva fuese mucho menor, se construyó una base sobre la que se colocó el misil a 3 metros de altura.

Estructura desde la que se dejó caer la bomba
Estructura desde la que se dejó caer la bomba. Wikipedia.

La idea era simular al máximo la descarga de la bomba desde un avión.

El “gadget” (nombre en clave de la bomba) se ensambló cerca del lugar de la explosión, en el Rancho McDonald. El General Groves ordenó crear un cilindro de 5 toneladas para guardar el plutonio (muy valioso) en caso de que la reacción en cadena no se produjese.

A las 5:10 de la mañana del 16 de julio, la cuenta atrás de 20 minutos comenzó ya que los informes meteorológicos eran favorables. A las 5:29:45 am, una explosión que se oyó 150 km a la redonda y que dejó un cráter de 3 metros de profundidad y 350 metros de longitud tuvo lugar. Fue la mayor conocida hasta el momento. En ese momento, aunque ninguno se podía imaginar el alcance de todo aquello, se dieron cuenta de que el objetivo estaba cumplido. El físico Oppenheimer declaró que cuando vio la noche convertirse en día se acordó de una frase de una escritura india: “Ahora me he convertido en la muerte, el destructor de los mundos”.

La explosión fue tan bestial que la arena que rodeaba el lugar se derritió y se convirtió en un cristal verde al que llamaron Trinitita y que fue rápidamente cubierto con hormigón debido a su radiactividad.

Grooves fue clave en el proyecto. Cuentan que siempre que Oppenheimer se enfadaba porque algún imprevisto amagaba con dar al traste el proyecto, Grooves le sacaba a la calle y caminaba con él bajo la lluvia. Ambos volvían varios minutos después con la solución al problema.

Bibliografía:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: